Viernes 14 de Mayo de 2010

Lugar: Sede Universidad Católica de Santa Fe (Echague 7151) Aula 1.28

Mas de 250 personas asistieron al Seminario. Muchas gracias a todos por su participación!!!


Ponencias del Seminario. Para ver y/o bajar mas, clic en Ciudades Sustentables en la parte inferior

viernes, 21 de mayo de 2010

Discurso de cierre del Presidente del Colegio de Abogados de Santa Fe Dr. Salvador Aiello

CIUDADES SUSTENTABLES – PANEL DE CIERRE

Inicialmente agradezco a los organizadores por la distinción de integrarme al panel de cierre de este Seminario Binacional sobre Ciudades Sustentables y la participación acordada a los demás representantes del Colegio de Abogados de Santa Fe.

El reconocimiento se extiende a los disertantes, que abordaron con tanta profundidad y responsabilidad, en enfoques interdisciplinarios, un tema trascendente en la actualidad y vital para el futuro. Nos hemos enriquecido con el aporte invalorable de experiencias y conocimientos diversificados y, seguramente, estas enseñanzas se proyectarán en las conductas y posturas que adoptaremos en adelante para mejorar el medio ambiente.

La visión de una persona –como en mi caso- no está especializada en medio ambiente, pero que ama la naturaleza, forzosamente pasa por observaciones simples, carentes de rigor científico. Categóricamente, es la percepción de haber recibido mucho más de lo que hemos dado a la naturaleza, lo que implica estar en deuda con ésta.

El convencimiento experimental, además, de que las ciudades, salvo contadas excepciones, no han sido el fruto de planificaciones estructurales previas, que incluyeran sus servicios básicos, para incorporar posteriormente al elemento humano, sino la manifestación de desarrollos inarmónicos y hasta anárquicos que, por la misma razón, obligaron y obligan a corregir permanentemente el diseño de los asentamientos urbanos para tornarlos menos agresivos para la sustentabilidad del medio ambiente.

Esa mirada también aprecia una especie de lucha entre el interés general, el bien común, e intereses particulares o sectoriales. Éstos, motorizados o explicados en función del “progreso” o del “crecimiento socio-económico” de las comunidades, muchas veces han relegado, y otras directamente atacado, el bienestar general.

Unidos los factores enunciados precedentemente, explican que lo que para un grupo es diversión (sitios bailables) para la comunidad es padecimiento; para unos será el adelanto de una ruta o pavimento, para otros será el dique de contención que facilitará la inundación de sus viviendas; para algunos será una especie particular de deporte (caza o pesca), para la comunidad representará depredación y contaminación; y lo propio podría decirse respecto de plantas industriales, la expansión del mercado automotor, y todos los “adelantos” que nos proporcionan una fenomenal contaminación electromagnética.

Probablemente el gran desafío del Derecho Ambiental consista en lograr el equilibrio -no debemos olvidar que generalmente el poder está vinculado con el agente que afecta el habitad natural- para que la iniciativa de particulares o de algún sector no perjudique al conjunto, que no comprometan al futuro de la sociedad. La Constitución Nacional, la Ley Nacional de Medio Ambiente Nº 25.675 y otras disposiciones normativas constituyen herramientas idóneas a tales fines, útiles para poner coto a los abusos y respaldar el bienestar general, que, para convertir a las ciudades en sustentables, tienen que garantizar el ambiente sano en el tiempo.

Nos enfrentamos a un desafío enorme, porque detrás del “progreso” y del “crecimiento socio-económico”, apelativos con que habitualmente se encubren, están los afanes utilitaristas de grupos de poder, que esgrimen frecuentemente argumentos vinculados con la mantención de fuentes de trabajo o de ingresos de divisas para la región o el país; o donde el presente generador de “bienestar” desplaza un examen profundo acerca de las consecuencias destructivas para el porvenir.

Por eso me parece trascendente y auspicioso este Seminario, que pone en la agenda de académicos, gobernantes y responsables de Instituciones el respeto del medio ambiente como condición central en la planificación urbana. Pensemos que tan sólo algunas décadas atrás no se hablaba de estas cuestiones y nos daremos cuenta de lo optimistas que debemos ser en cuanto al logro de nuestros objetivos.

Este desafío de lograr ciudades sustentables, de la conservación del medio ambiente, impone un compromiso que, como Presidente del Colegio de Abogados de Santa Fe estoy en condiciones de asumir, habida cuenta del respaldo constante de la Comisión de Derecho Ambiental de nuestro Colegio, que tanto y tan bien trabaja en pos de esas metas.

Concluyo con dos frases que me parecen aleccionadoras. Una del Dr. Abel Albino, que desde la lucha titánica que lleva a cabo por la nutrición infantil –que indudablemente confluye en los mismos propósitos- aconseja a los gobernantes y responsables de partidos políticos e instituciones que Dejemos de pensar en la próxima elección para pensar en la próxima generación”; e igualmente Eduardo Galeano cuando señala “Los Derechos Humanos y los Derechos de la Naturaleza son dos nombres de una misma Dignidad”.

Muchas gracias a todos.

Salvador Aiello

1 comentario:

  1. Este discurso es importante que un Santa Fe Abogado que está asistiendo a este colegio.

    ResponderEliminar